Blogia
Poeta Colombiana - Eugenia Sánchez- Nieto

5 PREGUNTAS SOBRE LA POESÍA, SU POÉTICA Y EL MÉTODO SENSITIVO.

5 PREGUNTAS SOBRE LA POESÍA, SU POÉTICA Y EL MÉTODO SENSITIVO.

 

Óscar Jairo González - 5 Preguntas  - Eugenia Sánchez Nieto (2018)                                                                                       

                                                                    

1.    Oscar Jairo González: ¿Qué es para usted ser poeta y cómo y desde dónde lo lleva a su mayor momento de realización y realidad?


 Eugenia Sánchez Nieto: Ser poeta o escritor o artista es tener un alto grado de sensibilidad frente al entorno, y el interior de cada uno, es tener conciencia de sí mismo y de aquello que nos rodea, es ser capaz de transmitir con palabras para el caso de la escritura, lo que nos inquieta, y no queremos hacer caso omiso, o silenciarlo y deseamos gritarlo, interrogarlo, evidenciarlo. ¿Por qué queremos dejarlo por escrito? Como una forma de memoria de una época, de una generación, de una ciudad, de un grupo de amigos, de un barrio; seguramente se aspira a un gran reconocimiento como el caso de los escritores que han superado el promedio y se vuelven casi geniales como el caso de tantos buenos como Mutis, y García Márquez para Colombia. Ese momento de realización es el reconocimiento de otros por lo que se hace, es que alguien le haga un guiño una palmada un abrazo, es el libro con sus propias alas que nos produce cierta alegría.


2 - ¿Cómo y por qué siente y sabe usted que la poesía es necesaria y esencial, para el desarrollo de la formación del ser humano y sí le da sentido o no  a su existencia?


 Considero que a través de la creación poética, podemos ejercer nuestra autonomía, nuestra pequeña libertad buscamos tender puentes para recapacitar sobre lo olvidado en la vida; una forma de rescatar las posibilidades de la ensoñación, del sueño como otra realidad paralela a la vigilia. A través de la poesía podemos hablar no solo de lo que ocurre en nuestro entorno, sino también de nuestro mundo interior, de situaciones límites, donde - tal vez – se ha escrito la mejor poesía. Escribir poesía es una aventura y un riesgo pues no existen certeros puntos de referencia, territorios firmes, normas eternas sobre como trasmitir poéticamente el mundo. Aunque se hayan escrito tantos buenos poemas en el pasado, cada uno desde nuestra mirada particular seguiremos intentando develar lo que subyace dentro de la realidad, lo que no es evidente, lo que se oculta dentro de las más cotidianas realidades del hombre con su medio. Experimento un cierto goce poder internarme en territorios de la imaginación del ensueño y dar rienda suelta a esta libertad. En los sueños de vigilia no hay limitaciones, no hay reglas, la imaginación vaga sin respetar a nada ni a nadie, solo se rige por los deseos del soñador. El imaginario de palabras, me produce cierta satisfacción, aunque soy muy consciente de la dificultad de esta, cada vez es más difícil lograr un buen poema, pero siempre resulta muy gratificante la poesía, tengo cierta mirada romántica y le apuesto a las causas perdidas.

Estimo que la escritura poética hace parte de un colectivo espiritual de una ciudad, un país… o del planeta en su totalidad, a través de los poemas de un colectivo de personas, podemos descifrar cómo es su mundo cultural, sus pasiones, sus odios, su rabia, el grado de violencia, su capacidad de perdón, de transgresión. A través de la palabra podemos auscultar el grado de salud o enfermedad de un país.  Me parece deseable que la palabra poética logre producir cierta crisis, cierto malestar, que contribuya como una forma autónoma de pensamiento y reflexión frente al mundo que nos tocó vivir. La poesía me incita, me jalona, me agrede, no me deja igual, es una fuerza que insiste a pesar de que se le silencie, se le margine, se le menosprecie.

Como una forma de resistencia espiritual, una manera de no claudicar frente a un mundo que cada vez más da la espalda a todo lo que no signifique negocio; una manera de hacer señas, de levantar los brazos; de gritar de murmurar, aunque pocos quieran escuchar; porque la poesía para muchos está en vía de extinción y precisamente me aferro porque creo que a través de ella el mundo se humaniza.


3- ¿En su técnica o método de creación poética, que intervención tienen y qué poder le da y le concede a la intuición y a las sensaciones?


  Para el caso de la poesía le concedo un 70% a las sensaciones y a la intuición, reivindico, todo aquello que me empuja inconscientemente a escribir, que me lanza y me abruma con una intensa necesidad; respeto a todos aquellos que se programan a diario con horario determinado y muy dedicados a escribir y logran llenar una o varias páginas; ese no es mi caso, le doy especial valor al inconsciente, a los sueños, la ensoñación; sin duda creo que la mejor poesía nace del inconsciente, de cierta fuerza que se impone y fluye fácilmente, obviamente después hay que hacer un ejercicio de limpieza . Por ello considero que entre más lecturas, experiencias y reflexiones se tengan mayor lucidez para cristalizar un poema. Por eso, a mi modo de ver, la creación poética, aparece realizada  de razón e intuición, sueño y vigilia, ocio y trabajo, luz y sombra.

Tradicionalmente se ha dicho que el trabajo poético se realiza por la inspiración. Esta inspiración se puede entender de la manera como aquella voz habla al oído del poeta, es su voz de adentro. Esto no quiere decir de ninguna manera que un poema resulte necesariamente de este dictado, pero puede ser el inicio de un buen poema. Sin embargo, pienso que el poeta después de leer lo que ha escrito no procede de un modo irreflexivo; es aquí donde la razón juega un papel importante. Un poema que ha surgido de forma muy inconsciente puede ser transformado con el tiempo. Este poema después de nuevas lecturas se vuelve algo más consciente y es modificable de acuerdo a necesidades que el poeta observe. De esta manera el nacimiento de un poema, aunque este más alimentado por lo inconsciente participa también del intelecto del poeta.


 4.     ¿Podría indicarnos tres principios básicos y nodales que cubren y poseen su poética y como los involucra en su poesía e indicarnos el por qué?


  No veo esto como recetas para escribir poemas, es más no había pensado sobre ello, sin embargo, puedo adelantar preferencia por la condensación y la brevedad (10, 15 30 versos), esos poemas interminables de 10, 15 o 30 páginas, no me seducen y no los busco, difícilmente los leo, tienen que ser algo muy bueno para que me atrapen.  Busco que mi lenguaje no remita a situaciones personales, o por lo menos que no se evidencia con nombres de lugares, personas, situaciones, trato que esos asuntos vividos que son parte esencial del trabajo poético sean pasados por un cedazo imaginario que invite atmosferas desdibujadas y oníricas. Me gusta el verso vertical, no me siento a gusto con la prosa poética.  Mi trabajo poético puede tomar de la realidad infinitas posibilidades temáticas que esta nos brinda, pero esto no significa descartar las posibilidades de la ensoñación, del sueño como otra realidad paralela a la vigilia. La creación poética dice con sus silencios, con su alquimia verbal, con su expresión tocada por la magia, lo que subyace dentro de la realidad, lo que no es evidente, lo que se oculta dentro de las más cotidianas realidades del hombre con su medio, buscando reflexionar sobre esos asuntos. Mi escritura busca evidenciar situaciones anómalas que se han vuelto normales.

Cuando el lenguaje es la expresión exacta de lo que escuchamos, cuando se está atento a nuestras voces interiores, libre en lo posible del dominio de la razón, estamos casi seguros de encontrarnos frente a un gran poema. Aquellos poemas que son largamente buscados, en los que no hay un encuentro entre la palabra y el sentimiento, sino que la palabra llega por añadidura, son poemas forzados, por esta razón se deberá esperar a que las palabras surjan y el poema se imponga por una necesidad, un deseo auténtico.

El sentido del ritmo del poema tiene que ver con el ritmo particular del escritor, con sus pulsaciones interiores en el momento de escribir el poema; las pausas entre estrofas y los silencios en el poema surgen como una necesidad del poema, es el resultado de la voz interior del poeta, de sus balbuceos y afirmaciones, de su cadencia. No existe de esta manera, ritmos determinados, cada poeta, llanamente, da el ritmo como lo siente, sin premeditarlo. Pretendo cierta unidad entre imagen, sentido y cierta musicalidad.


 5.     ¿Cómo y desde dónde median y se incrustan en su poesía, las relaciones con el misterio de la naturaleza o no y por qué?


 En mis escritos, hay árboles, pájaros, viento, agua, como parte de la  tierra y esta naturaleza que vivimos relacionada con las personas. Sin duda individualmente me sobresalta todo lo que provoca la naturaleza, los terremotos, maremotos, eclipses, los agujeros azules, los recorridos de aves y mariposas huyendo del frío, los objetos misteriosos, etc. No son tema de mi escritura, sí preocupación individual, seguramente más adelante me interese escribir sobre el movimiento de las piedras del valle de la muerte en California Estados Unidos.

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres