Blogia

Poeta Colombiana - Eugenia Sánchez- Nieto

5 PREGUNTAS SOBRE LA POESÍA, SU POÉTICA Y EL MÉTODO SENSITIVO.

5 PREGUNTAS SOBRE LA POESÍA, SU POÉTICA Y EL MÉTODO SENSITIVO.

 

Óscar Jairo González - 5 Preguntas  - Eugenia Sánchez Nieto (2018)                                                                                       

                                                                    

1.    Oscar Jairo González: ¿Qué es para usted ser poeta y cómo y desde dónde lo lleva a su mayor momento de realización y realidad?


 Eugenia Sánchez Nieto: Ser poeta o escritor o artista es tener un alto grado de sensibilidad frente al entorno, y el interior de cada uno, es tener conciencia de sí mismo y de aquello que nos rodea, es ser capaz de transmitir con palabras para el caso de la escritura, lo que nos inquieta, y no queremos hacer caso omiso, o silenciarlo y deseamos gritarlo, interrogarlo, evidenciarlo. ¿Por qué queremos dejarlo por escrito? Como una forma de memoria de una época, de una generación, de una ciudad, de un grupo de amigos, de un barrio; seguramente se aspira a un gran reconocimiento como el caso de los escritores que han superado el promedio y se vuelven casi geniales como el caso de tantos buenos como Mutis, y García Márquez para Colombia. Ese momento de realización es el reconocimiento de otros por lo que se hace, es que alguien le haga un guiño una palmada un abrazo, es el libro con sus propias alas que nos produce cierta alegría.


2 - ¿Cómo y por qué siente y sabe usted que la poesía es necesaria y esencial, para el desarrollo de la formación del ser humano y sí le da sentido o no  a su existencia?


 Considero que a través de la creación poética, podemos ejercer nuestra autonomía, nuestra pequeña libertad buscamos tender puentes para recapacitar sobre lo olvidado en la vida; una forma de rescatar las posibilidades de la ensoñación, del sueño como otra realidad paralela a la vigilia. A través de la poesía podemos hablar no solo de lo que ocurre en nuestro entorno, sino también de nuestro mundo interior, de situaciones límites, donde - tal vez – se ha escrito la mejor poesía. Escribir poesía es una aventura y un riesgo pues no existen certeros puntos de referencia, territorios firmes, normas eternas sobre como trasmitir poéticamente el mundo. Aunque se hayan escrito tantos buenos poemas en el pasado, cada uno desde nuestra mirada particular seguiremos intentando develar lo que subyace dentro de la realidad, lo que no es evidente, lo que se oculta dentro de las más cotidianas realidades del hombre con su medio. Experimento un cierto goce poder internarme en territorios de la imaginación del ensueño y dar rienda suelta a esta libertad. En los sueños de vigilia no hay limitaciones, no hay reglas, la imaginación vaga sin respetar a nada ni a nadie, solo se rige por los deseos del soñador. El imaginario de palabras, me produce cierta satisfacción, aunque soy muy consciente de la dificultad de esta, cada vez es más difícil lograr un buen poema, pero siempre resulta muy gratificante la poesía, tengo cierta mirada romántica y le apuesto a las causas perdidas.

Estimo que la escritura poética hace parte de un colectivo espiritual de una ciudad, un país… o del planeta en su totalidad, a través de los poemas de un colectivo de personas, podemos descifrar cómo es su mundo cultural, sus pasiones, sus odios, su rabia, el grado de violencia, su capacidad de perdón, de transgresión. A través de la palabra podemos auscultar el grado de salud o enfermedad de un país.  Me parece deseable que la palabra poética logre producir cierta crisis, cierto malestar, que contribuya como una forma autónoma de pensamiento y reflexión frente al mundo que nos tocó vivir. La poesía me incita, me jalona, me agrede, no me deja igual, es una fuerza que insiste a pesar de que se le silencie, se le margine, se le menosprecie.

Como una forma de resistencia espiritual, una manera de no claudicar frente a un mundo que cada vez más da la espalda a todo lo que no signifique negocio; una manera de hacer señas, de levantar los brazos; de gritar de murmurar, aunque pocos quieran escuchar; porque la poesía para muchos está en vía de extinción y precisamente me aferro porque creo que a través de ella el mundo se humaniza.


3- ¿En su técnica o método de creación poética, que intervención tienen y qué poder le da y le concede a la intuición y a las sensaciones?


  Para el caso de la poesía le concedo un 70% a las sensaciones y a la intuición, reivindico, todo aquello que me empuja inconscientemente a escribir, que me lanza y me abruma con una intensa necesidad; respeto a todos aquellos que se programan a diario con horario determinado y muy dedicados a escribir y logran llenar una o varias páginas; ese no es mi caso, le doy especial valor al inconsciente, a los sueños, la ensoñación; sin duda creo que la mejor poesía nace del inconsciente, de cierta fuerza que se impone y fluye fácilmente, obviamente después hay que hacer un ejercicio de limpieza . Por ello considero que entre más lecturas, experiencias y reflexiones se tengan mayor lucidez para cristalizar un poema. Por eso, a mi modo de ver, la creación poética, aparece realizada  de razón e intuición, sueño y vigilia, ocio y trabajo, luz y sombra.

Tradicionalmente se ha dicho que el trabajo poético se realiza por la inspiración. Esta inspiración se puede entender de la manera como aquella voz habla al oído del poeta, es su voz de adentro. Esto no quiere decir de ninguna manera que un poema resulte necesariamente de este dictado, pero puede ser el inicio de un buen poema. Sin embargo, pienso que el poeta después de leer lo que ha escrito no procede de un modo irreflexivo; es aquí donde la razón juega un papel importante. Un poema que ha surgido de forma muy inconsciente puede ser transformado con el tiempo. Este poema después de nuevas lecturas se vuelve algo más consciente y es modificable de acuerdo a necesidades que el poeta observe. De esta manera el nacimiento de un poema, aunque este más alimentado por lo inconsciente participa también del intelecto del poeta.


 4.     ¿Podría indicarnos tres principios básicos y nodales que cubren y poseen su poética y como los involucra en su poesía e indicarnos el por qué?


  No veo esto como recetas para escribir poemas, es más no había pensado sobre ello, sin embargo, puedo adelantar preferencia por la condensación y la brevedad (10, 15 30 versos), esos poemas interminables de 10, 15 o 30 páginas, no me seducen y no los busco, difícilmente los leo, tienen que ser algo muy bueno para que me atrapen.  Busco que mi lenguaje no remita a situaciones personales, o por lo menos que no se evidencia con nombres de lugares, personas, situaciones, trato que esos asuntos vividos que son parte esencial del trabajo poético sean pasados por un cedazo imaginario que invite atmosferas desdibujadas y oníricas. Me gusta el verso vertical, no me siento a gusto con la prosa poética.  Mi trabajo poético puede tomar de la realidad infinitas posibilidades temáticas que esta nos brinda, pero esto no significa descartar las posibilidades de la ensoñación, del sueño como otra realidad paralela a la vigilia. La creación poética dice con sus silencios, con su alquimia verbal, con su expresión tocada por la magia, lo que subyace dentro de la realidad, lo que no es evidente, lo que se oculta dentro de las más cotidianas realidades del hombre con su medio, buscando reflexionar sobre esos asuntos. Mi escritura busca evidenciar situaciones anómalas que se han vuelto normales.

Cuando el lenguaje es la expresión exacta de lo que escuchamos, cuando se está atento a nuestras voces interiores, libre en lo posible del dominio de la razón, estamos casi seguros de encontrarnos frente a un gran poema. Aquellos poemas que son largamente buscados, en los que no hay un encuentro entre la palabra y el sentimiento, sino que la palabra llega por añadidura, son poemas forzados, por esta razón se deberá esperar a que las palabras surjan y el poema se imponga por una necesidad, un deseo auténtico.

El sentido del ritmo del poema tiene que ver con el ritmo particular del escritor, con sus pulsaciones interiores en el momento de escribir el poema; las pausas entre estrofas y los silencios en el poema surgen como una necesidad del poema, es el resultado de la voz interior del poeta, de sus balbuceos y afirmaciones, de su cadencia. No existe de esta manera, ritmos determinados, cada poeta, llanamente, da el ritmo como lo siente, sin premeditarlo. Pretendo cierta unidad entre imagen, sentido y cierta musicalidad.


 5.     ¿Cómo y desde dónde median y se incrustan en su poesía, las relaciones con el misterio de la naturaleza o no y por qué?


 En mis escritos, hay árboles, pájaros, viento, agua, como parte de la  tierra y esta naturaleza que vivimos relacionada con las personas. Sin duda individualmente me sobresalta todo lo que provoca la naturaleza, los terremotos, maremotos, eclipses, los agujeros azules, los recorridos de aves y mariposas huyendo del frío, los objetos misteriosos, etc. No son tema de mi escritura, sí preocupación individual, seguramente más adelante me interese escribir sobre el movimiento de las piedras del valle de la muerte en California Estados Unidos.

 

 

 

 

 

 

 

 

¿A Cómo están los Premios Literarios En Colombia? - Cuestionario - Centro de Estudios Poéticos Enrique Lihn

¿A Cómo están los Premios Literarios En Colombia? - Cuestionario - Centro de Estudios Poéticos Enrique Lihn

 

Invito leer este cuestionario  que me envió el Centro de Estudios poéticos Enrique Lihn el pasado mes de noviembre del 2017...   la Chilena Aurora Villalba Lihn 


CENTRO DE ESTUDIOS POETICOS ENRIQUE LIHN / SANTIAGO DE CHILE 

CUESTIONARIO A LA POETA COLOMBIANA EUGENIA SANCHEZNIETO


Muy querida Eugenia, recibe mi saludo, en nuestro especial: ¿A cómo están los premios literarios en Colombia?, queremos contar con vos, aquí está el cuestionario, como ya lo habíamos conversado, espero pronto tus respuestas, es para el nuevo número de la revista ENTRE VISTA, publicación literaria chilena. Aurora Villalba Lihn y Marcela Arango.


1- ¿Para qué la poesía en tiempos de feminicidio?


Como una forma de resistencia espiritual, un gran muro de protección donde quepan y abrasemos a todas las mujeres violentadas; para poner de presente la mirada femenina, su lenguaje, frente a su cotidiano tanto interior como exterior; para desentrañar las relaciones de dominio que se dan en todos los campos con respecto a la mujer; develar una cultura dominante que le ha impuesto a la mujer una cierta sumisión, y ella misma se encarga de sojuzgar a otras mujeres si se salen del redil; para mostrar lo feo de las múltiples violencias con el ánimo de que no continúen; una manera de nombrar asuntos y reivindicar la palabra escrita para humanizarnos. Posiblemente también, para que nos odien más, a este país le faltan por lo menos 100 años para llegar a su mayoría de edad, o mejor a una buena educación, donde la diferencia no se elimine con el silencio o la exclusión en el caso de la mujer escritora y/o en el caso de las múltiples venganzas del hombre hacía la mujer a bala, puñal o golpes. Tengo especial predilección por aquella poesía que busca develar, revelar, inquietar, proponer; que le interesa el reverso, no soy amiga de aquella poesía escrita con guantes, blanca, light, que no dice nada, o pretende solo divertir, o el goce único por la palabra. Considero la escritura como un puesto libertario, desde allí manifestamos nuestros deseos, nuestras búsquedas, nuestra rabia, nuestro amor. La poesía siempre resultará gratificante frente a un medio que cada vez más le da la espalda…


2- ¿La derrota de la imaginación es la muerte o el miedo?


La imaginación es nuestra tabla de salvación, se escribe respondiendo consciente o inconscientemente a una atmósfera intelectual y artística del momento, al “espíritu de una época”, a sus tendencias, a los gustos o al rechazo de esas tendencias y de esos gustos. También se escribe imbuido por una realidad que te afecta, te emociona, agobia, etc. La época es la que produce actitudes y tendencias que un escritor es capaz de asimilar y develar. Un poeta con una gran información y vasta experiencia, seguramente producirá poemas que intentaran desentrañar una realidad cada vez más banalizada y a favor de intereses económicos y políticos. No creo que la obra de un escritor sea únicamente el producto de fuerzas interiores o del azar. No quiero decir con esto, que la realidad social sea el único alimento para un escritor. La imaginación y el sueño son fuerzas de vital importancia en el proceso creativo. Debemos rescatar el pensamiento oculto de los sueños, sus pliegues misteriosos que ocultan parajes de una realidad subyacente. Pues es el sueño parte fundamental de la vida del hombre, parte que vive a oscuras, durmiendo, soñando. El poema es producto de esas dos realidades que vive el hombre; la realidad del sueño y la vigilia; de la consciencia y la inconsciencia. en toda sociedad funciona un sistema de prohibiciones y de autorizaciones; lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer; lo que se puede decir y lo que no se puede decir. Hay prohibiciones implícitas, que se obedecen automáticamente y sin reflexionar; estas prohibiciones o autorizaciones han influido en los escritores a través de sus lectores; y la poesía tendencialmente ha sufrido la indiferencia y la impopularidad y no es improbable que esto sea el resultado de una censura implícita de la sociedad capitalista y progresista. Con frecuencia la cultura dominante impone sus gustos, lo que es “bueno” para un grupo de intelectuales que formen parte del poder cultural, aquellos que se salen de este círculo, de alguna manera son discriminados a través del silencio, de la indiferencia. Si el proceso creativo no se da, si estamos bloqueados por múltiples circunstancias, si el miedo nos toma por asalto y nos invade plenamente, - que es lo que quisiera este mundo del negocio y el dinero - estaríamos en trance al aniquilamiento. La imaginación es la que nos salva, la poesía fundamentalmente contribuye al sueño liberatorio del hombre, gracias a ella la angustia, la desesperación, la falta de esperanza se van convirtiendo, fundamentalmente en "optimismo" frente al futuro. Paradoja de la poesía que señalando la miseria humana espera un mejor futuro.


3. ¿Qué podría hacer un intelectual puro en Colombia, después del proceso de Paz?


Si te refieres a “intelectual puro” aquel que ha estado alejado de la realidad, la miseria, la inequidad social; y la guerra, la ha mirado con mucha distancia y displicencia, porque ha estado concentrado solo en sus lecturas y su escritura, pues seguramente seguirá en lo mismo, mirando con cierta conmiseración todos estos avatares que no son enteramente de su interés pues primordialmente impera su escritura y sus deseos de reconocimiento. Esto es respetable, pues para muchos el oficio primordial de un escritor es escribir, y dejar su rastro en su pequeño mundo. Para aquel intelectual que ha sufrido no solo por la violencia sino por las diversas circunstancias de la vida, que ha sido hasta cierto punto confinado por la pobreza y etc, posiblemente el hecho de que no haya guerra y desaparezcan de una vez por todas las bandas, cuadrillas, grupos, ejércitos dedicados al negocio de la muerte en todas sus expresiones (tortura, desaparición, crimen, venganza, etc), le resultará un gran alivio, pues estaremos entrando en una fase más inteligente de la vida, y todo este estado brindará más "felicidad" y seguramente muchos intelectuales querrán formar parte de esta experiencia y dejar huella a través de talleres de creación u otras formas, con diversos actores de la guerra y dejar amplios testimonios y memoria para las generaciones futuras, y será muy importante que muchos de estos actores de la guerra, produzcan su propia literatura sobre esta imborrable y asquerosa experiencia. Seguramente en un periodo largo se producirá muchos escritos sobre el tema de la guerra y todo lo que ello atañe; tiempos de penuria física y espiritual, de tiempos de barbarie; posiblemente enriquecerá a nuestro mismo país y a otros que atraviesen experiencias semejantes, siempre será positivo dejar la guerra y dedicarse a la política, la creación, el trabajo, etc. Toda esta escritura será el resultado de un colectivo espiritual de una ciudad, un país, a través de esta creación literaria, podremos descifrar cómo es el mundo cultural, su época, sus pasiones, sus odios, su rabia, el grado de violencia, su capacidad de perdón, de transgresión. A través de la palabra podemos auscultar el grado de salud o enfermedad de un país.


4- ¿Cuál es para vos Eugenia, el poeta colombiano de tu generación que más lees y por qué?


Si es mi generación del siglo XX, el poeta que más me conmueve y emociona es Álvaro Mutis, lo he leído ampliamente en su poesía y prosa poética, él nos revele lo que ya hemos visto sin detenernos, nos hace sentir y recapacitar, su poesía está cargada de significados y con múltiples sentidos, no es una poesía leve, su forma de decir es inteligente, su capacidad de embellecer de engrandecer o exaltar, de señalar la desesperanza, la caída, la pérdida de algo, su talento para revelar aspectos misteriosos o simples sucesos, hechos terribles o desquiciadas atmósferas…. En su poesía existe la anhelada búsqueda de “unidad” entre imagen, sentido y cierta expresión musical. Mutis es alguien que con su escritura abre las puertas a la ensoñación del lector, propicia e incita a escribir, existe un puente vital, cuando leemos a Mutis él está vivo, y nos transmite su sabia. Su palabra es sincera, nace de su “esencia”, no hay impostura… “Cala tu miseria, /sondéala, conoce sus más escondidas cavernas. / Aceita los engranajes de tu miseria, /ponla en tu camino, ábrete paso con ella/ y en cada puerta golpea/ con los blancos cartílagos de tu miseria. /Compárala con la de otras gentes/y mide bien el asombro de sus diferencias, /la singular agudeza de sus bordes. / Ampárate en los suaves ángulos de tu miseria.”


5- ¿A qué hombre de la historia de la cultura universal le darías tu corazón?


Admiro muchos grandes personajes de la cultura universal, en literatura admiro a Silvia Plath, Trackl, Rimbaud, Álvaro Mutis, Cortázar, Sábato, Borges, Cesar Vallejo, José Asunción Silva, Vargas Llosa, Juan Sánchez Peláez, Rubén Fonseca y un gran etcétera. Pero mi corazón está con aquellos líderes que apuestan su vida por una mejor sociedad sin esperar nada a cambio, casi sin nombre, olvidados, menospreciados, burlados…y son muchos los muertos y siguen asesinando a los mejores, ellos hacen parte de una sociedad que buscan una mejor vida y cultura…


6- ¿Vos te sentís excluida por no ser parte de la delegación colombiana que estará en los actos del año FRANCIA-COLOMBIA?


A última hora vengo a enterarme de este asunto, la verdad poco me interesa, aunque reconozco que sería genial volver a Paris invitada. Reconozco y apoyo todo lo que han dicho estas escritoras que manifestaron su inconformidad, la exclusión sigue siendo de grandes proporciones, y aunque este tema en los últimos treinta años, en algo ha cambiado a favor de la escritura de mujer, sigue existiendo una gran discriminación tanto de género, raza, estrato social. Lo más paradójico es que las mismas mujeres cuando tienen un cierto poder se encargan de silenciar a ciertas escritoras que seguramente les hacen competencia, hay demasiada mezquindad y poca ética. Todas estas invitaciones tienen que ver con relaciones de poder, amistad, prestigio, intereses (que te doy que me das). Esto como en todo tiene que ver con las influencias tanto políticas como económicas, las pequeñas filias, conozco interesantes escritoras que se han olvidado casi que por completo por su condición de pobreza y marginalidad. Mientras que escritoras que apenas se inician con menos de 30 años empiezan a figurar y ser invitadas todo porque sus padres o ellas mismas tienen cierto poder económico y/o político o amigos sobresalientes en el mundo de la cultura. Seguramente estas jóvenes son buenas y merecen este reconocimiento, pero la competencia es injusta y poco transparente.
Siempre han existido escritores/ras que se han preocupado por el reconocimiento y la figuración y han hecho de su vida una batalla alrededor de esto, y están en todo su derecho de procurar mayor exposición, publicación de libros, invitaciones a los sitios más recónditos, premios inimaginables, traducciones en las lenguas más olvidadas, etc. Todo este asunto de la figuración no ha sido mi búsqueda, nunca he hecho amistades para este fin; no puedo sentirme excluida de algo en lo cual no estaba al tanto ni era mi interés. Aunque debo decir que tuve la fortuna este año de ser incluida en dos antologías bilingües español- francés, “14 poetas Colombianas más Jattin” traducción y edición del escritor, Stéphane Chaumet y "Anthologie de la poésie colombienne du XXIe siècle", libro editado por L’Oreille du Loup, que estuvo bajo el cuidado de la poeta colombiana Myriam Montoya y lo cierto es que ninguno de los dos traductores son amigos personales ni los conocía. Afortunadamente tienen suficiente criterio porque de otra manera con la influencia de pesos pesados de la poesía nacional habría sido borrada de esas antologías.


7- ¿Existe una forma de burocracia para tener un puesto en cultura de Colombia?


En Colombia hacen convocatorias para ser empleado público tanto profesionales como técnicos, para un cargo compiten por lo menos 100 personas, entonces la competencia está desbordada, en algunos casos el que gana el cargo no es el mejor sino el que tiene mejores relaciones y palancas; para los cargos de jefaturas culturales todos tienen que ver con las relaciones de poder, economía y política; las amistades con sus jefes políticos, etc. Un profesional puede ser muy bueno, pero si viene de la Universidad Nacional, ya no será tanto…y privilegian aquellos que vienen con preferencia de los Andes y la Javeriana. En todos los ámbitos se discrimina, los que acceden a cierto poder, seguramente han tenido que ceder y aceptar muchos asuntos aún conscientes de que no está bien; muchos pierden sus escrúpulos por un empleo...


8- ¿La poesía tiene género?


La poesía es un constructo imaginario y como tal no tiene género, nos importa el resultado al margen de si fue escrito por un hombre o una mujer. Sin embargo, resulta interesante hacer el ejercicio de leer poemas sin conocer su autor, casi siempre podemos detectar si fue escrito por un hombre o una mujer; la sensibilidad y el decir de mujer se manifiesta diferente a los escritos del hombre, aunque haya una gran formación tanto del hombre como de la mujer su sensibilidad y su forma de acceder al mundo es diferente y eso se manifiesta en sus obras. También la época, la cultura, (si es una sociedad machista, si tiene demasiados prejuicios, si es violenta, corrupta), todo esto se manifiesta en la literatura y la poesía y podemos observar el grado de desarrollo de una región a través de los escritos de su comunidad y en todo ello podemos observar las diferencias entre los escritos de una mujer y un hombre. También existen poemas, cuentos o novelas en que es imposible precisar el género de su autor y en realidad descifrar esto enriquece la información sobre un escrito, pero no es estrictamente importante. Lo verdaderamente significativo es establecer un hilo entre el autor y el lector y lograr producir sentimientos, emociones, deseos, contribuir a la humanización…


9- ¿No te parece que hoy en Colombia, el tema de la noche y el culto a Alexandra Pizarnik, se ha convertido en una pandemia literaria?


Si existe un culto a Alejandra Pizarnik por parte de un grupo de jóvenes o adultas admiradoras de la obra de Pizarnik, no me he enterado, formalmente no existe, es posible que unas cuantas iniciadas en la lectura tengan interés en conocer la obra de Pizarnik, que considero una poeta visceral e interesante en su manera de abordar, la noche, el bosque, el viento, la infancia, los espejos, el jardín. Su desaliento y depresión ante la vida, permite ahondar en una escritura cargada de símbolos, fue alguien que, por su gran susceptibilidad y nerviosismo, veía la vida de manera muy oscura. Al contrario de creer que es algo en contra creo que vale la pena adentrarse en esta sensibilidad, y admirar el bosque violeta y la noche… “correr no sé dónde/ aquí o allá/ singulares recodos desnudos /basta correr!”


10- ¿Eugenia Sáncheznieto, a cómo están los premios literarios en Colombia?


Los premios literarios son una buena manera de la insistencia en la creación, de revisar, releer y corregir, motivan más a jóvenes que adultos a participar, siempre serán bienvenidos; se dice mucho que algunos de esos premios han sido amañados, o sea que desde antes se conoce cuál es el ganador, sin duda ha pasado, pero considero que todos los ganadores con influencias o no, tienen una poesía aceptable y decorosa, seguramente no a todos nos gusta determinada poesía, a mí por ejemplo no me gusta esa poesía limpia o blanca, escrita con guantes, dónde se busca la palabra justa, desinfectada. Y con mucha frecuencia esta es la poesía que es premiada, una poesía que dice muy poco, que es light. Casi siempre son 3 jurados, uno de ellos puede tener mayor influencia sobre los otros 2 y convencerlos de que su seleccionado es el mejor. Sucede con frecuencia que los mismos jurados premian un libro que no les va a competir a ellos. En eso hay cierta mezquindad, envidia, los jurados prefieren esa poesía aparentemente hermética pero que no dice nada, y ese tipo de poesía se olvida rápido, su “éxito” es momentáneo. O también hay jurados que premian al poeta que sin que sea malo, le representa una oportunidad a futuro, es el de “mayor peso” porque lleva mucho más tiempo dedicado a la escritura; frente a escritores bastante buenos, pero sin "peso real" y relativamente más jóvenes. ¿Frente a eso que se hace?, nada. Los concursos literarios son una suerte de azar, gana el mejor para 3 jurados a los que les gusta determinada poesía o premian al amigo que quieren favorecer; yo siento que eso no es regla. En este terreno creo que no hay tanta perversión. Sin duda a los escritores sólo les gusta su propio trabajo y todo lo de los demás es criticable y muy malo, nadie queda contento después de un premio literario, los escritores tienen por deporte reunirse a denigrar y burlarse del trabajo de los demás; es difícil la amistad en este terreno, pues no es, sino que se vaya el amigo de la mesa para empezar hablar mal del que se acaba de ir. El futuro dirá cuántos de esos premiados persistirán en su trabajo y más adelante su obra sea valorada…Los premios literarios muy ocasionalmente están a buen precio lo malo es no ganarse el premio…“Voz del exilio, voz de pozo cegado, /voz huérfana, gran voz que se levanta /como hierba furiosa o pezuña de bestia, / voz sorda del exilio, / hoy ha brotado como una espesa sangre /reclamando mansamente su lugar / en algún sitio del mundo.”

 

 

 

 

 

 

 

 


Lo Inasible - Eugenia SánchezNieto - Prólogo de Fernando Denis

Lo Inasible - Eugenia SánchezNieto - Prólogo de Fernando Denis

 

"Lo Inasible" de Eugenia Sánchez Nieto.  En este libro se encuentran la mayor parte de  poemas que hasta el momento he escrito y publicado a lo largo de 40 años, (reunión de poemas 1977-2017) el libro hace parte de la bella colección que dirige el poeta, Fernando Denis y la generosidad de Gustavo Ibañez y su editorial Uniediciones...lo pueden adquirir en la librería Ibañez calle 12B No. 7-12 y en la Fundación Casa De Poesía Silva. Calle 12C 3-41. 

 

                                            

 

                                                PRÓLOGO

 

Otra vez la poesía nos invade, nos acecha con sus milagros, y en sus palabras caben todos los asombros destinados a nuestra vida, a nuestra soledad insalvable. Las palabras son nuestros talismanes. Símbolo, asombro, sueño, soledad, noche, y una incandescente magia que conmueve nuestra forma de observar el mundo.

Eugenia Sánchez Nieto observa el cadencioso sueño que la ampara cuando escribe, el sueño de una sílaba que ha recorrido los laberintos del lenguaje, la flama inmensa que devora las orillas del tiempo cada vez que la nombra. Escribe mientras su sueño recorre todas las cosas, cuando gravita la levedad de la sílaba sobre los objetos. En cada pausa, las palabras parpadean. Es su manera de interrogar el mundo.

de un árbol rosado se esculpe tu forma

nada será igual

el sonido de un violín apacigua la noche.

 

Otra vez llega la noche y con ella su lóbrega maravilla, su perfecta relojería de sombra, su maquinaría celeste, trae los grandes e incesantes misterios del hombre, pero también sus palabras. Eugenia Sánchez Nieto sobrevive a esas palabras y a su asombrosa ironía, en precario equilibro sobre muchos abismos reales e imaginarios escribe con buen pulso el sarcasmo implacable, también su testamento de hechicera y peregrina, entrelaza recuerdos perdidos en la niebla de los años con nítidos fragmentos de su museo imaginario que caen como trozos de vidrios sobre la losa pulida de un viejo caserón en penumbras.  Escribe y se nota en su tono el peso de la escritura, como si dejara reposar en ella todo su cuerpo, su femenino trasegar por todas partes. Espera el invierno, sus cuarzos, espera la reflexión del agua para embriagar sus sentidos y darles otro significado a sus párrafos, quiere resaltar con lápiz rojo el intrincado brillo blanco de los hexámetros de la lluvia, la sed escarlata del amor que todo lo puede, aprieta los párpados y retiene en ellos la belleza sin par de una infancia y sus paraísos personales. En ella llueve como llueve en un bosque sembrado de hayas, busca en la espesura la huella de una metáfora que justifique su estancia en el mundo, que la salve de sí misma, de sus defectos personales, que logre cristalizar sus deseos. Busca palabras sembradas por sus mayores en la hondura de la noche. Como Silvia Plath, como Alejandra Pizarnik, Eugenia Sánchez Nieto socava los instantes, los estruja, les arranca silencios desgarradores de su pasado para dar de comer a sus fantasmas. Ha renunciado a casi todo, menos a esa doble que la acompaña, su palabra: escribe por pasión, pero también lo hace como si quisiera pagar una antigua deuda, se afana por entregar las sílabas que son a la hora que el destino lo impone. Su verso es metálico, como las monedas, y en su poesía está el sacrificio y la esperanza, la sed de gobernar el reino de la escritura, de poseer sus reliquias. Escribe para el sueño, para construir una realidad paralela que cure todas sus heridas. “Para mí la poesía es un constructo hecho de sueño y realidad-glosa en alguna margen de su vida-; escribo impulsada por fuerzas e intenciones conscientes e inconscientes, mediante este imaginario procuro derrotar la desesperanza, el desánimo; me aferro a la poesía porque creo que a través de ella el mundo se humaniza. Siempre resulta muy gratificante la poesía, tengo cierta mirada romántica y le apuesto a las causas perdidas”.

      Lo Inasible es un libro cadencioso, hecho de pesados metales, de enormes abismos, de infranqueables yermos que callan incertidumbres, colmado de un pasado implacable que trata de acomodar en su mano cóncava para abrir algunas puertas, para cerrar las otras. Aquí están casi todos los poemas escritos por Eugenia Sánchez Nieto hasta ahora, en que aún la sobrevive el verbo alado y el asombro.

 

 

 

                                                       Fernando Denis                                                                                                      Poeta Colombiano

Azul Casi Púrpura - Eugenia Sánchez Nieto

Azul Casi Púrpura - Eugenia Sánchez Nieto

 

Poemas de Eugenia Sánchez Nieto, incluidos en la Antología "Azul Casi Púrpura" ( editorial Gente Nueva, Abril 2017). Reune poemas de Amparo Osorio, Orietta Lozano, Patricia Suarez y Luz Helena Cordero. Este libro se puede conseguir en la libreria de la Casa Silva. 

 

PALABRA EN EL VIENTO

 

 

1-

La palabra se bate con el miedo con el odio

de la entraña del tiempo vivido

del aturdimiento, del momento postergado

de la belleza

del canto imponente

asciende por el aire una mariposa azul

                                    titila en el viento.

 

Del tiempo de la infamia

                   de la blanca indiferencia

de los murmullos y la risa

                 del reclamo y el perdón

de la noche y sus pesadillas

                     del indescriptible vacío

brotan las palabras         

                        cargadas de sueño y delirio.

 

2-
Lo no dicho es una forma de pensamiento sin palabras

las palabras juegan a solas

al aire libre se colocan una detrás de otra

                                   imaginando una escalera

el hombre lucha por subir a través de ella.

Estas lo derrotan una y otra vez

las palabras tienen forma

y no están dispuestas a dejarse asir

las palabras se escapan una y otra vez

-algunos creen sostenerse sobre ellas

dominarlas y encontrar la cima-

nada las detiene

las formas juegan con los sentidos

ellas permanecen ocultas, expectantes…

 

 

MÚSICA

 

  

Buscábamos la música en la noche

cuerpos meciéndose al son

sombras desde sus asientos esperaban su turno

el baile llegaba como expresión de alegría

la música se alejaba por instantes

los cuerpos permanecían en el centro

algunas sombras fastidiadas se hundían en la tierra

el son rescataba las sombras

estas se abalanzaban sobre los cuerpos

bailaban hasta el canto de los pájaros

el silencio despedía a la sombra y su cuerpo.

 

 

DOMINIO DE MAR

 

  Allí en la plaza inmensa de color ocre

sobre el agua

se daban cita personajes estrafalarios

ciudad recorrida por canales, agua quieta

escaleras infinitas que conducen a tesoros

                                          siempre descubiertos

diversidad de lenguas, gustos, trajes

ciudad milenaria, guardada para todos

zaguanes, plazas, laberintos

el tiempo detenido

cristales, botellas de colores y figuras inusitadas

la humanidad en su más bella expresión

la fascinación de la novedad, la observación, la sonrisa

capillas, cúpulas, góndolas revestidas de misterio

donde cualquiera se despoja de sus corazas más indestructibles

ciudad revisitada con su idioma cantarín

guardo una pequeña máscara que me acompaña desde entonces

y me recuerda ese lugar de la tierra indescriptible, asombroso y cierto

allí a la espera de todo y de nada.

 

 

 

NIEBLA Y SUEÑO

 

 

 El porvenir partirá en un tren blanco

las huellas de unas pisadas desaparecen

                        el miedo tiembla

la vida como vasija fracturada.

 

Aún joven perdió la memoria

se extingue lentamente

                       no reconoce a nadie

 alojada en casa de ancianos.

 

Un amor incierto la lleva a la niebla

desprendida de todos, olvidada de si

transita por un corredor silencioso

                       el tiempo de la risa se malogró

un órgano suena en la mañana

niebla y sueño la que fue no volverá.

 

 

SIN ROSTRO

 

 

El rostro que perdimos nos indaga

                             a través de la noche

formas invisibles se acomodan, viajan, tropiezan

rastrean su imagen

alguien la encuentra y sale de la sombra

en el día se interroga y reclama un lugar

los espacios están copados

su rostro lo busca en el sueño.

 

El rostro que perdimos

nos busca en miles de rasgos

facciones diluidas, quemadas

la bella perpleja

una máscara para resistir el mundo

cuerpo abrasado

en el espejo una imagen que no le pertenece

una apariencia repugnante

grito hasta el fondo

                        nadie reacciona

nadie nos despierta de este mal sueño

de la entraña de la noche

el rostro calcinado nos estremece.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Resistencia poética: Poetas de la luz entre la Sombra - Eugenia Sánchez Nieto

Resistencia poética: Poetas de la luz entre la Sombra - Eugenia Sánchez Nieto

                                                         

                                                      Por Hernando Guerra Tovar                                                                                          (Bogotá 2015) 


La mirada poética de Eugenia Sánchez Nieto penetra el mundo para advertir la multiplicidad de la violencia que concurre en la más incierta condición del hombre. Un abrir los espejos, mirar en sus ojos de miedo el vacío o la agonía de una nación que se desploma cada vez más, bajo la paradoja de la ingravidez que anima el desconcierto. Realidades oscuras, agujeros en el aire, “el saber que el tiempo cambia / que hay una oscuridad cruzada de voces.”

“La noche entra por la ventana” en búsqueda de la invisibilidad, que permanece con los ojos abiertos aun la ceguera, los gestos y ademanes; tinieblas que derivan la sociedad y sus estamentos envilecidos. Aquí la poesía se compromete con el hombre en tanto víctima de un concierto donde la música, las luces, los avivamientos, los fuegos artificiales muestran la sinrazón.

Eugenia Sánchez Nieto señala los desvalores del poder en la ciudad, los “dominios cruzados”, los visibles ademanes” que germinan cada día en las calles, en las esquinas, en los escenarios, los templos, prostíbulos y palacios. Funda lo visible ante la perplejidad de lo invisible, como bien lo anuncia el narrador Evelio Rosero Diago: “estamos en la aldea, pero vemos ineludiblemente las casas, y no solamente nos asomamos: entramos en ellas." Es la aldea universal en todo el esplendor de su miseria, condición y consecuencia de quienes gobiernan desde los más voraces apetitos, en contra del Ser y su Palabra: “por una escalera sin fin / una mujer sin rostro sube abismada.”

Mas la poesía señala asimismo, en su lugar espiritual, un horizonte pleno, puerto seguro donde recostar la piel y asumir el fuego: “a lo lejos un jinete cabalga bajo un cielo incendiado.”

 

Movimientos temidos


Desde mi cama mirando la luna
escuché unos ruidos extraños
pasos lentos subían, subían
voces susurrando subieron hasta el sexto piso
En esta ciudad fría que he amado
llegaron a mi apartamento
el miedo era un globo a punto de reventar
allí todos dormidos
las escaleras oscuras, los pasos llegando
siniestros hombres sin corazón
cumplían un trabajo más
Una noche lluviosa de mayo
la luna oculta y mi optimismo intacto
en esta ciudad fría que he amado
hombres sin corazón nos asesinaron
Mi pequeño hijo escondido en un armario ha sobrevivido
gritos, gritos, gritos silenciados
nadie aguanta tanto
los seres invisibles se despojan de su invisibilidad.

 

Paisajes secretos


En el espejo se miró mil veces y fue bella
tres viudeces sombrearon su camino
en lustrosos recintos fue el centro de atención
sus hijas observan desde la primera fila.
El tiempo fue un soplo
el frío quebranta mis pulmones
mil veces fui bella, el espejo ya no es el mismo
un ser invisible traza un camino que no deseo
no logro detenerme
lámparas iluminadas, noches suntuosas
en el hotel todos somos extranjeros.
En el espejo se miró mil veces y fue bella
tres rostros visitaron su lecho
desde el fondo de la noche hay labios, amor y sonrisas
sus hijos tiemblan en su sueño, tienden puentes movedizos.
Temo mirar el espejo, allí el ser invisible
alguien oculto me empuja
crece el corazón, golpea a cada instante
en fatigosas noches rostros blancos me visitan
mis hijos tienden puentes movedizos
en mi dedo la alianza entre la soledad y la noche
no logro detenerme
extraños ángeles elevan mi cuerpo
alguien murmura al oído el adiós sobre mis ojos.

 

Lazos ocultos


Lazos invisibles hacen que aquellos se mantengan
en su delirio en su doble voluntad terminó recluido
el otro se hizo poseer por un grupo de hombres
descubrió que la felicidad era una joven poseída
ella, figura única de mil matices
celebró nupcias con el amor.
Ellos transgresores, implacables
candentes en un desierto helado
intrincados como si fueran uno, más allá de lo visible.
Amor tan alto que da la libertad y la agonía
extraña paradoja donde los amantes atrapados
se ven arrojados a la fatalidad.

 

Viento

 

Le visita en la noche, su presencia es real
se traspasan, se barruntan, se prueban
ella le busca con el tacto, sólo un espacio.
Estará escondido en el armario esperando la noche sin luna
trata entonces de cincelar aquel rostro
le es imposible
su amado parece invisible.
Será el amor un sueño intenso
y luego un viento fuerte golpeando sin dejar huella
sólo un vacío, un hueco,
un hueco por donde sopla el viento. 

 

 

 


Claudía Liliana Neira - Yuyin una poeta que...

Claudía Liliana Neira - Yuyin una poeta que...

 

Nota de presentación realizada en la III jornada mundial al aire libro, por Claudia Liliana Neira, en la lectura de poesía realizada en la biblioteca nacional Bogotá - Colombia, el pasado 21 de Marzo de 2017 , día mundial de la poesía, en compañia de las escritoras, Luz Mary Giraldo, Piedad Bonnett y Yirama Castaño. Esa noche la sorpresa fueron estas notas de presentación, considero de valor estas misivas ya que son hechas por voluntad propia y expresan libremente lo que suscita un texto; asunto bien diferente cuando las presentaciones son a pedido del propio escritor, o quien escribe responde a un círculo de amigos, o recomendados o para promocionar un libro para su venta; generalmente estas notas son una mirada benévola respondiendo más a ciertos intereses.


                                                                                 ESN

 Yuyin, una poeta que sacudió mi alma.

 

He caminado contigo al filo del abismo con tus poemas, dejándome seducir por la tentación de lanzarme al vacío.

De tu mano caminé por el valle de la muerte, en la “Penumbra”, con “Agujeros en el aire”, halada por “Fuerzas extrañas”, en medio del “Abrazo de la noche”, descifrando las “Voces ininteligibles”, sacudiendo cada fibra de mis entrañas, despertándome a la realidad en medio de metáforas hermosas, sutiles, livianas.

 

También vagué contigo por los senderos del amor puro y la lujuria, por el placer eterno y efímero, por la inocencia salvaje, buscando en los “Rostros del amor” y “Los hilos del deseo”; escudriñé la “Ciudad de los Vientos”, y en la “Boca de fuego”, en el “Rumor de la noche” se sacudió mi alma, me hiciste voltear los ojos hacia dentro, estremecer el cuerpo, sudar de frío, cavar en lo profundo.

 

Tus estrofas son gritos silenciosos que nos revelan, nos exponen y confrontan, sacuden y desentrañan la propia existencia. Ahora me conviertes en criminal, con las ganas imparables de estrangular las palabras, de hacer que broten sangre, de escuchar su voz, para que en mis oídos retumbe un “Tumulto de voces”.

 

Yuyin, escrutas, sacudes, te muestras, eres como un cirujano que disecciona cada tejido del alma, la mujer que canta en una partitura melódica, que nos incita a descubrirnos, a desnudarnos, transitando cada recoveco de nuestra esencia, en lo común, en lo cotidiano, en las repeticiones de los otros y de nosotros mismos.

 

Es tu poesía una danza entre la exaltación y el sufrimiento, lo sublime y lo mundano. Esbozas y pintas paisajes que estremecen, cubiertos por el manto rojo del dolor, metáforas desgarradoras de lamentos ahogados, de un país, de un mundo que sucumbe ante la indiferencia, la impasividad o tal vez la costumbre.

 

Corres  el telón de lo visible, pero sobre todo, abres “Las Puertas de lo invisible”, nos invitas a ser peregrinos de “Dominios cruzados”, a reconocernos en los “Visibles Ademanes” y como una Alicia en el país de las Maravillas, a rendirnos ante “La venia de los Heliotropos”, a traspasar dimensiones en “Que venga el tiempo, que nos prenda”.

 

Gracias y mil gracias Yuyin por ofrecernos todo un mundo a través de tus libros, de tu poesía; gracias por tocar mi corazón que no volverá a ser el mismo y, gracias por estar hoy aquí compartiendo este mágico momento. Con ustedes Eugenia Sánchez Nieto, Yuyin.

 

  Claudia Liliana Neira

Nacida en el año en que el hombre pisó por primera vez la Luna, en Bucaramanga, la ciudad de los parques. Atraída por los medios de comunicación, estudia y culmina su carrera de Periodismo en la Fundación Universitaria Uninpahu, finalizando la década de los ochenta. Ante  la fascinación y necesidad de contar historias, encuentra su oportunidad en el Canal Caracol, donde hizo parte del grupo de libretistas de series como “El ventilador” y “Tu voz estéreo” desde el 2007 hasta el 2013, año en el que gana un estímulo del Fondo de Desarrollo Cinematográfico, para la escritura de guión para largometraje, con su proyecto “Arroz para los muertos”. Al lado de su oficio como guionista, explora la creación de textos literarios que le ofrecen libertad en las letras

Libro Digital Lo Inasible - Eugenia Sánchez Nieto

Libro Digital Lo Inasible - Eugenia Sánchez Nieto

 

"Lo Inasible" es una reunión de poemas alrededor del tema del amor y la soledad, este libro digital fue publicado por NTC- Gabriel Ruiz, Cali, Colombia, 8 de marzo de 2016, se puede leer y descargar gratuitamente.

Poemas de "Lo Inasible"


Talismán


Vagaba por calles de polvo
con los ojos perdidos y una obsesión
no tenía un lugar donde llegar
siempre que veía uniformes
buscaba el rostro del oficial que la había traicionado

aquella afiebrada recorría las calles de Argelia
los niños la perseguían asombrados
ese rostro no era de estas tierras

Ella vivía el amor como una entrega absoluta
para él arrobamiento de máscaras

El oficial amaba su juventud
en extrañas fotos sonreía con un fusil
al lado de cuerpos aun calientes sin vida
las emanaciones de lo perdido y lo recuperado
disfrutaba esas tierras
bellas jovencitas habían besado sus ojos azules
por qué no, solazarse en estas tierras ajenas
y esas muchachas abandonadas

Ella vivía el amor como una entrega absoluta
para él sólo arrobamiento de mascaras
tanto desamparo tanta pasión
un talismán contra la oscura sentencia
un disfraz más para enfrentar los rostros
suma de nuestra extrañeza y estupor.


Piel


El amor se nombra en su piel más oscura
nada lo detiene
tiende su mano sobre el amante dormido
veloz le jalona a un cuarto vecino

El fiel en la sala sueña
sueña que ella le traiciona

Ellos se palpan excitados
se adentran rápidos con el placer que sólo el miedo brinda
el amante en su sueño traicionado
el amor se nombra en su piel más oscura.


Virtuosos


Desde aquel lugar observo como se entregan sin pudor a la alegría
parecen huérfanos al borde del abismo
saben que sólo se tienen ellos y temen perderse
se enlazan buscando el calor olvidado
ella vigilante de sus noches
le espera sabiendo que es el único
que la transporta al recinto del cual nadie logra evadirse

En la blanca habitación sombras gozan la forma
la brisa silba una ebria melodía
el júbilo invade a los que se aman
en oscuros corredores rostros al acecho
rostros descompuestos reprimidos al placer
ellos abandonados, virtuosos,
alojados en aquel recinto del cual nadie logra evadirse.



NTC ... Edición Digital virtual
en tres formatos:
https://drive.google.com/file/d/0B-ABjQmYGMXbeHZQNzI1OGRxVG8/view?ts=56dc51d3

http://es.calameo.com/read/0009483284e78ee4206fb

https://issuu.com/ntcgra/docs/lo_inasible_-_eugenia_s__nchez_niet

El oficio de escritora - Eugenia Sánchez Nieto

El oficio de escritora - Eugenia Sánchez Nieto

                        
Voy a referirme al oficio de escritora en Colombia, vinculado  primordialmente a la poesía realizada a partir de los años ochenta del siglo pasado.  Hay que decir que las poetas han tenido una precaria presencia en la memoria poética Colombiana, las dificultades han sido de diversa índole, entre otras,  podemos mencionar;  “la vida cotidiana de la mujer en general aquella que escribe, también trabaja  y tiene hogar”, paulatinamente ella establece sus prioridades, y la escritura ha sido relegada para cuando haya más tiempo; la triple jornada se vuelve una limitante para persistir en el oficio;  también confirmar la realidad que en los encuentros, recitales, festivales,  las poetas son minoría, en un festival de poesía, el porcentaje es mínimo comparado con los hombres;  con frecuencia se les silencia, se les aísla, una escritora para que sea tenida en cuenta tiene que tener un cierto poder económico o familiar (como lo fue históricamente) o formar parte de las diversas filias poéticas, vivir a la sombra de escritores con algún poder cultural, hacer parte de esta red trae sus beneficios pues se les publica y generalmente se les tiene en cuenta.
Igual sucede con las múltiples dificultades para publicar un libro, las editoriales nacionales cierran la puerta a la poesía, pues ésta no se vende. Aquellas publicadas que son un porcentaje absolutamente ínfimo, a veces deben coeditar su libro; o tener la suerte de ser reconocidas con algún premio literario.  Las poetas generalmente publican su primer libro de su propia economía. Sin duda todo esto son tropiezos que con frecuencia mella la vocación de escritora. 
Para dedicarse seriamente a la escritura, hay que tener tiempo, y de este ha carecido la mujer con inquietudes literarias. Otra de las situaciones que frustran la vida literaria de escritora, es que con demasiada frecuencia, la escritura de  mujer no es valorada, hay una cierta mofa, indiferencia, se le ridiculiza, se le arrincona, casi por el hecho de ser mujer no se lee, pues se parte de ideas preconcebidas, de que lo que escribe se refiere generalmente a poemas de amor de mal gusto. A una lectura o un festival organizado mayoritariamente por hombres, estos invitan a escritoras más que por su capacidad literaria, aquellas preferiblemente jóvenes y bonitas, - sin duda esto no es regla pero si frecuente -.  Otro impase ha sido las dificultades económicas, la pobreza ha impedido que muchas mujeres con talento malogren su formación. Las mismas mujeres cuando tienen un mínimo poder, se han encargado, en algunas ocasiones, de silenciar, de hacer caso omiso de nombres de poetas que trabajan con seriedad. Hay demasiada mezquindad, ligereza, egoísmo, arribismo entre mujeres, -claro también entre hombres- vivimos en una sociedad caníbal y bárbara  - y los poetas no son excepción- . Igual el mundo intelectual y literario ha sido manejado por los hombres y ellos han sido poco generosos con la escritura de mujer. Es posible que en los últimos 10 años la situación sea menos adversa.
Las mujeres han atravesado múltiples inconvenientes tanto internos como externos,  pese a ello la escritura de mujer ha ido en aumento desde la década de los años ochenta del siglo pasado, ya no son exclusivamente las hijas de poetas o de las más prestantes familias, las que tienen acceso a una carrera literaria.
 Las facultades de literatura, las casas de poesía,  los talleres de escritura y de poesía, las ferias del libro, los premios literarios, las editoriales universitarias dedicadas a la poesía; los múltiples recitales de poesía, en teatros, universidades, plazas, cafés, colegios, etc., los festivales de poesía en distintas ciudades del país; los talleres de derechos humanos y de equidad de género; las luchas de las feministas por una sociedad más equitativa, justa y democrática; han contribuido en este creciente aumento.  Hay encuentros exclusivamente de poetas  - Cerete y Roldanillo- año tras año reúnen más de 30 y 100 mujeres alrededor de la palabra.
 Hay que señalar que un porcentaje alto de mujeres que escriben, no asumen el oficio con responsabilidad, poco se estudia, se lee, se investiga, hay ligereza en lo que se escribe,  poca autocritica. Sin embargo considero que de esta “profusión de voces” lentamente se irán decantando y brillaran con el tiempo y en el futuro las más representativas e interesantes. Vale la pena señalar que muchas de las escritoras nacidas en otras regiones del país, llevan muchos años viviendo en Bogotá y su formación e inicio poético se ha dado en esta ciudad.
La escritura de mujer ha estado atravesada por una gran soledad, no hay crítica, hay muy poca reflexión sobre el trabajo de las mujeres poetas, generalmente muchas han girado alrededor de los amigos poetas, ha habido dependencia, con la circunstancia de que no hay una verdadera objetividad y análisis del trabajo poético de las escritoras.
Extrañamente el tema de la violencia que ha sido padecida en nuestro país por más de cincuenta años, no ha sido un tema central en la escritura de mujer, se ha tratado aunque no de manera continua o reiterada los temas preferidos continúan siendo el amor en todas sus vertientes, la soledad, la naturaleza, el miedo, la ciudad.
Hay un cierto temor a abordar el tema social y  político pues generalmente se ha estigmatizado ya que es muy difícil escribir un buen poema sobre la violencia o sobre la inequidad y la injusticia social. Algunas cuantas voces se atreven a ello y con frecuencia el resultado no es afortunado.
Personalmente estimo que la mejor poesía no está sólo hecha de palabras hermosas, pero que no dicen nada, considero que ella es una reunión de palabra, pensamiento y un cierto ritmo y musicalidad. Encuentro muy pocas voces que se ajusten a esta “unidad”, sin embargo, en algunos encuentros poéticos que he participado, la muestra poética de las jóvenes resultó brillante. Estás jóvenes que inician su carrera literaria en distintas ciudades de nuestro país son una promesa.
Hoy podemos decir que contamos en Colombia con un número aceptable de mujeres que tienen ya un trabajo poético, seguramente desconocido para el gran público, pero en plena marcha. 
En su escritura poética la mujer ha tocado con su capacidad verbal la realidad que la circunda, ha intentado develar los más cotidianos sucesos. Ha  receptado lo que ocurre en su entorno, pero también en su mundo interior. En una polifonía de voces a lo largo del país han expresado sus hallazgos, sensaciones, intuiciones, ritmos y atmósferas vividos en una forma interior y por diversos caminos  han llegado al poema.
                                                                                   
  
  Eugenia Sánchez Nieto - Poeta, Título de filosofa Universidad Nacional
  Bogotá 2010
                                                                                   l